2 jul. 2011

Las tardes soleadas de verano.

Te recomiendo escuchar mientras lees:

(no es video, así que puedes leer con calmita)

Cualquiera recordaría con alegría, las tardes soleadas de verano, corriendo por las calles buscando una fuente o algún lugar con agua, y mojarse con toda la chiquillada sin importar algo más.

Que distintos son los veranos de la infancia con este verano en especial. Tardes nubladas, lluvia casi todo el día. Me quedo con mis recuerdos, siempre con mis recuerdos, que al final, creo que ni son míos. Recuerdo muy poco de mi infancia, y no quiero revivir nada de aquellos recuerdos.

Camino bajo la lluvia, preguntandome una y otra vez que es lo que me hace estar tan solo, si tengo personas preciadas a mi lado que me quieren y me cuidan. Que aún rodeado de ellos tengo esta molesta necesidad de querer tener compañía y a su vez, de estar solo mirando, como la vida puede llegar a ser tan divertida y a veces demasiado aburrida o aturdidora.

Quiero algo de compañía, porque una parte de mí se ha ido. Está buscando por ahí a alguien en apuros, a quien darle buen consejo, tratando de hacer feliz al prójimo, o al menos a la gente que le interesa a esa parte. Por otro lado se encuentra el resto de mi persona, buscando a esa otra parte que le de buen consejo, y que nos haga feliz. Le seguimos el paso con prisa, siempre uno atrás de el, pero nunca lo hemos alcanzado. No existe un equilibrio donde todos salgamos beneficiados.

Buscando más razones, un tanto empapado, sin percatar que me he parado en un gran charco, observo a mi alrededor para ver hacia donde dirigir la marcha, pero todo es más oscuro, más nuboso así que decido simplemente caminar a ciegas. Que más da, ya vendrá una pared o algo que me detenga, seguro llegará uno de esos ángeles perdidos que trataran de ayudarme, aceptaré la ayuda, y cuando se distraiga simplemente me escabulliré y seguiré mi camino solitario, preguntandome porque estoy solo.

Con frecuencia llegan personas, atractivas, interesantes, e incluso muy divertidas, pero tienen algo, algo que me hace fácil llegar a ellas, y eso sin duda hace que pierda todo el interés.

Ha caido la noche, la tormenta se hace más grande, no importa buscar refugio, ya no se puede estar más mojado que como estoy. No hay parte de mi ser que no tenga una gota de agua. La ropa es un estorbo, el bosque es grande, nadie observa (y que importa si alguien lo hiciera), me despojo de mis prendas, camino desnudo a paso lento. Me han dado muchas ganas de subir a un árbol y mirar como llueve, un rayo alumbra todo momentaneamente, alcanzo ver un lago a lo lejos, ¡Quiero ir a nadar! Bajo rápidamente del árbol y camino con el mismo paso lento hacia el agua, me tiro panza arriba y me dejo llevar, no tengo ganas de nada, solo de descansar.

Arrojan un salvavidas, el cual me golpea la cara. Lo miro y sonrío.
-"Estoy bien."-
Les grito -"Sólo sigan su camino"

Flotando me pregunto. ¿Por qué carajos estoy solo?, soy una buena persona, tengo mucho por compartir, ¿Porque nadie quiere compartirlo conmigo?.
Un rayo más ilumina mi mente, hay personas que me quieren y que sin dudarlo estarían conmigo, pero no, no quiero, no me agradan, no me gustan, tienen eso que las hace tan repulsivas para mi, eso llamado "interés". No me gusta el rechazo, pero tampoco que me admiren si no hice algo admirable. Las evado para seguir a solas en mi camino, y me encuentro con mujeres atractivas, que llaman totalmente mi atención, tienen eso que busco, eso tan grande que me llama con locura, y no es su indiferencia, si no esa atención a ratos, ese cariño limitado, la dichosa amistad. Por más que intente jamás estarán conmigo, al menos no como lo deseo, hasta me he aprendido su discurso, que bien, así ya tengo excusas, ya tengo el motivo.

¿Porqué no lo habia pensado antes?

Creo que siempre busco amores imposibles, para seguir solo y tener una buena excusa cuando me preguntan "¿Porqué estas solo?"

Cuando finalmente el que quiere estar a solas preguntandose todos esos misterios del amor, soy yo, solo yo, siempre yo. Que al final, cuando todos se harten de mi, y se alejen en su camino, conmigo tendré que lidiar, no con alguien más.

1 comentario:

aamaya dijo...

estás solo porque quieres. aunque si me preguntas, no es ni mejor ni peor que estar con alguien y sentirse solo de cualquier forma.
los amores imposibles siempre serán imposibles, eso ya lo sabes. pregúntate por qué los buscas así. o por qué huyes de uno tangible (: