29 oct. 2008

Caminando entre la neblina

Te recomiendo escuchar mientras lees:







La noche es más fría de lo normal, se siente un escalofrío enorme y la espesa niebla no me deja ver más allá de 2 pasos. El tenue destello de luna que alumbraba un poco mis pasos, acaba de ser bloqueado por una gran nube, acompañada de esos espantosos rayos que estremecen a cualquiera.
No tengo la más remota idea de donde camino, a veces creo que solo estoy dando vueltas, pues no encuentro nada en mi camino, ni una señal de vida, ni siquiera un árbol o una casa donde refugiarme.

Es el cuarto o quinto día caminando sin ver indicios de gente, lo último que recuerdo es ese viejo pueblo a las afueras de la ciudad, donde pasé la noche en un motel un tanto desaliñado, de repente, desperté en estos harapos rodeado de esta inmensa neblina que al parecer nunca termina, los días son fríos, las noches ni se diga, afortunadamente he podido conciliar unas horas de sueño.

Me muero de hambre, jamás había añorado tanto ese café asqueroso y el pan duro de la cafetería local, la voz de la mesera molesta enfadada con todos desde esa tarde en que el viejo panadero la abandonó, y sin duda extraño las voces de todos los vecinos quejándose de sus problemas irremediables.

No tengo idea de que hora es, a veces dudo mucho el tiempo que he estado caminando, y en realidad dudo demasiado volver con bien a mi hogar (aunque con tantas deudas y problemas en el vecindario, no estaría tan mal), en verdad necesito una ducha, ya no puedo continuar, solo un milagro podrá salvarme


-¿Donde estoy? Diablos, otra vez me venció el sueño, debo mantenerme despierto si quiero salir bien de esta.


Han pasado muchos días solo quiero gritar:

¿Que hace un pobre diablo perdido en "quien sabe donde" sin razón alguna?

Creo que nadie ha notado mi ausencia, ya deberían estar buscándome, el viejo Tonny debe estar furioso por que no me he presentado en el bar a trabajar...

Ahora recuerdo, poco antes de salir de la ciudad me encontraba jugando con el viejo y los muchachos, los dados siempre fueron mi pasión, esa noche la suerte estaba de mi lado, 7 juegos a 1, no podría irme mejor, seguramente con todo ese dinero pagaría mis deudas y por fin saldría de ese asqueroso vecindario en las afueras de ese pueblo desolado en Sicilia y viajaría hasta la costa al puerto de Cortellazzo...

Ya estaba satisfecho y me disponía a abandonar el juego, cuando uno de los muchachos partió muy molesto, minutos más tarde, camino a casa, apareció esa bella señorita del vestido rojo con puntos negros, su escote no dejaba más que imaginar, y puedo apostar que cualquier Siciliano en pleno uso de sus facultades, no dudaría ni un instante estar con ella, cruzamos un par de palabras cuando ya nos encontrábamos en el motel, mencionó algo acerca de una apuesta con el difunto Michelangello, se volteó y no recuerdo nada más.

Por fin veo una luz a lo lejos, al parecer es una granja, tanto silencio me estaba atormentando, los perros ladrar me han motivado a caminar de prisa, me aproximo con ansiedad a la luz, el granjero eleva su arma y me pide que me detenga, que no de ni un paso más, su acento suena diferente al de sicilia (¿en donde diablos estoy?), le digo que estoy perdido, el desconfía y me pide que camine hacia la luz pero con calma, al ver mi estado deplorable se dirige a su domicilio y sale con una cobija, me invita a pasar a su hogar, plenamente agradecido accedo sin titubear. Ya adentro de la casa, le pido pasar a su baño, entrando me observo en el pequeño espejo roto que está sobre el lavamanos, la mitad de mi rostro está golpeada, casi irreconocible, una gran cortada yace desde mi ceja hasta la parte superior de mi oreja, con el frío ni siquiera sentía dolor alguno, al mojar mi rostro múltiples heridas comenzaron a arder, salí del sanitario y el buen hombre me esperaba justo afuera, apuntando aún con su arma.

-¿Acaso no confías en mi buen hombre?
-¿Porque habría de hacerlo?, estás todo desfigurado y llegaste a mi granja tambaleándote
-Llevo días caminando, ni siquiera se donde estoy, no tengo alguna intensión negativa hacia usted, puede bajar su arma
-No señor, no lo haré hasta que me digas ¿Cómo es que llegaste aquí "caminando"?, si el poblado más cercano se encuentra a 170 kilómetros hacia el norte.
-En verdad no lo sé amigo, solo desperté hace unos días en medio de la nada y comencé a caminar
-Un momento, yo no soy su amigo, le dejaré pasar la noche aquí pero mañana a primera hora, se larga, no quiero tener problemas con "nadie"
-¿Con nadie? si no hay nadie en kilómetros
-Ya basta de estupideces, lo acompaño al granero pasará la noche allí

Un tanto confundido, opté por quedarme callado y solo seguir al señor, que mal humorado y lo que sea, me estaba brindando oportunidad de pasar una noche lejos y protegido del frío y la espesa niebla.

Al llegar al granero tuve un mal presentimiento y una horrible sensación que me dejó intranquilo, pero no dije nada, para no molestar más a ese buen hombre de edad avanzada que me atendió.

Al entrar me aventó una cobija y cerró la puerta del granero quedando en total oscuridad, acompañado de paja y ese horrible aroma a ganado me acosté sobre un poco de paja, y cerré los ojos, justo cuando estaba entrando en sueño escuché unos pasos que quitaron de mi mente el sueño y me aterraban de cierto modo, poco a poco se aproximaban y era más mi temor, no me moví para nada, cerré los ojos y fingí estar dormido, de pronto los pasos cesaron, un poco de paja se movía y lentamente sentí un suave brazo rodeando mi cuerpo, al abrazarme, solo sentí más frío y quedé petrificado del miedo, pronto sentí un beso en mi mejilla, y poco a poco llegó hacia mis labios, esa persona, se subió sobre mi, aproximo su aún invisible rostro al mío, y me susurró al oído:

-Pensé que jamás llegarías...

¡Esa voz la conocía!, en ese instante mis ojos se abrieron automáticamente, esa, esa, esa mujer, esa mujer del vestido rojo con puntos negros, la mujer que me había golpeado, que me había robado

-¿Que quiere? aléjese de mi
-¿Que acaso no recuerdas nada?
-No, pero tú, tú me go... go...golpeaste y me robaste todo lo que tenía
-No fue así:
En realidad entramos al viejo motel y bebimos unos tragos, tomaste de más, y solo gritoneabas que por fin dejarías el maldito pueblo, que muriéramos en la miseria, mejor te llevé hacia el cuarto, y comenzaste a balbucear, y a decir que no había nadie como tu, que eras el mejor, que nadie podría vencerte, en ese instante recordé a mi padre, igual de presumido, igual de fantoche, te pregunté si recordabas la apuesta que hiciste con el, cuando en ese instante patearon la puerta, 6 o 7 hombres comenzaron a destrozarlo todo, te levantaste y les dijiste que nada sería de ellos, que se fueran a joder a otra persona, en ese momento el más joven de todos sacó un revolver de su cinturón y disparó, al salvarme la bala rozó tu rostro y te dejó esta herida en la ceja, después te golpearon y te llevaron, jamás pensé volverte a ver con vida.

-Y entonces si no me hiciste nada, ¿tu que haces aquí?

-Pues aquí es donde vivo

-quieres decir que...

-Así es Michelangello no está muerto, el es mi padre...

-Por eso preguntabas si recordaba la apuesta, ya veo

-Así es, en cuanto mi padre perdió esa apuesta contigo, huimos de la ciudad hasta llegar aquí donde nadie nos encontraría

-No te preocupes, me han salvado, se ha saldado la deuda, no tienes por que...

-Entonces, ¿no reclamarás lo que te pertenece?

-No, aunque realmente lo desearía

-Sabes tengo que decirte una cosa, esa noche de la apuesta yo le pedí a mi padre que apostara, que si perdía no importaba, yo sería feliz a tu lado

-Quieres decir ¿Que fue bajo tu voluntad?

-Así es, siempre desee estar contigo y sabía que ganarías, pero mi padre no aceptó perder y me trajo hasta aquí con él

-Ahora que piensas hacer, si sabe que estás conmigo, me matará, y probablemente a ti también

-No te preocupes, se ha resuelto eso, mi padre jamás volverá a molestarnos

-¿Que haz hecho? no me preocupes

-Nada de lo que me pueda arrepentir, por fin acabé con sus problemas

-¿Y que piensas hacer co co conmigo?

-Nada amor mío, nada, a menos que no te agrade mi compañía...


ALGÚN LUGAR DE ITALIA 1945

20 oct. 2008

Un frío invierno en soledad

te recomiendo leer mientras escuchas:


Ya se acerca otro frío invierno
un año más va a terminar,
siempre había pensado cuan desagradables,
son los fríos inviernos
estando en soledad.

Es cuando más falta hace
un abrazo caluroso
un beso apasionado
una caricia en el rostro
que derrita mi pensar.

Este año es diferente,
pues comienzo a notar,
que nada de eso es necesario,
para el fuerte frío aguantar.

tengo un buen abrigo,
el dichoso autoamor
no me falta nada,
solo dejar de pensar.

He pensado tanto,
que por pensar siempre de más
no gozaba las buenas cosas
ni le daba la importancia adecuada.

Este invierno será frío,
como todos los demás,
la diferencia es que bien abrigado
por fin voy a disfrutar,
un amanecer pleno y hermoso
sin algun pensamiento negativo
que me lleve de nuevo a penar

16 oct. 2008

Vine mañana y me voy ayer!

Te recomiendo escuchar mientras lees:


He pasado demasiado tiempo
pensando en lo doloroso que sería
saber que tú y yo solo podiamos ser amigos
pensaba demasiado en ello,
tanto, que me dolía desde antes,
de que tú me lo dijeras.

Siempre busqué en mi pasado,
soluciones que indicaran
en que había errado,
anhelando un futuro mejor.

Tantos años padeciendo lo mismo
sufriendo por las mismas cosas
porque siempre cometí
el mismo error.

Hace poco lo dijiste sin decirlo
por fin me lo diste a entender
eso a lo que tanto temía
saber que no habría más.

Es gracioso y un tanto tonto
que haya exagerado mi reacción,
pues no fue ni tan doloroso,
ni tan triste,
como mi mente imaginaba.

Había creado cierta paradoja imaginaria,
amiga de mis paranoias,
que quizá hasta en depresión me hayé.

Pero es bueno saber que estoy vivo,
que somos buenos amigos,
que no hay nada mejor;
que tenerte aquí a mi lado;
para escucharme y escucharte,
saber que estás conmigo
y me brindas la mejor parte:
la de mi amiga y confidente.

El error, he analizado,
se encontraba en mi presente
pues por buscar tanto en mi pasado
y buscar siempre un mejor futuro,
jamás noté que la felicidad
no está ayer, ni estaba mañana.

La felicidad se encuentra hoy
y solo en el presente,
Por buscar y siempre analizar
dejé pasar muchos grandes momentos.

No quisiera indagar en ellos,
pues sería caer de nuevo
en el mismo estúpido error.

Hoy es un gran día
pues estoy aquí
estoy completo
no me falta nada para ser feliz
y realmente lo soy

descubrí que lo único
que necesitaba para serlo
era serlo
porque solo pensarlo
no basta para hacerlo real

no me importa si nuestro destino
es estar juntos, o después separarnos
no me importa que solo me veas como ese amigo
pues realmente no tenemos la certeza
de vivir hasta mañana

HOY somos amigos
HOY se que cuento contigo
HOY no te necesito
porque sé que estás aquí.

AYER pasaron muchas cosas,
pero si vuelvo a recordarlas
nada de ello cambiará
solo sería revivir malos ratos
no niego que hay buenos recuerdos
pero hay mejores regalos en mi presente
que abrir baules con telarañas.

MAÑANA no sé que pasará
no me importa tampoco
pues se que si no hago nada
el día de hoy
MAÑANA será igual de "sin sentido"
que el día de AYER.

13 oct. 2008

Como saber si te quiero

Como saber que se siente?
Como saber si lo hago?
si realmente no sé,
si yo mismo me quiero...