30 jul. 2012

Ah que sueñitos.

Te recomiendo escuchar mientras lees:




Anoche no podía dormir, eran como las 3 de la mañana y nada, cuando re depente por fin me quedé dormido (estaba escuchando un disco (gracias por la recomendación Norma) que fue hecho basado en las series de fibonacci y que si se pone en cierto orden las rolas encajan perfectamente y blablablabla)

***Llegabamos a una especie de cabañas, eramos varias personas, las cuales por razones de sueños, fueron cambiando constantemente.
Flavio (estúpido Flavio) me platicó de una película de terror y la empecé a ver, donde salía como un perrito así bien bonito y una morra, la cual era poseida en las noches, la historia bonita estaba demasiado cursi y sosa, pero cuando era de noche era demasiado terror. Ni siquiera pude terminar de verla, me dio mucho miedo.
Nos fuimos a dormir, Y por la disposición de camas, eramos Flavio y yo y en la otra Machombo y alguien a quien no podía distinguir por la débil y tenue luz. Del lado donde estaba mi cama ya queríamos dormir pero en la otra cama estaban leyendo así que ingeniosamente diseñé en ese momento una madre para hacer menos intensa la luz de un lado y que se pudiera recorrer a modo de que hubiera más o menos en ciertas partes de la habitación. (GRAVE ERROR)

Nos acostamos y apagamos la luz, y pronto se unieron los de la cama vecina. Antes de poder dormir (¿quien sueña que duerme?) Empecé a recordar la estúpida película Flavio me recomendó y me hizo ver y me empecé a espantar. Flavio, aún despierto lo notó, y empezó a fastidiar cuando oh sorpresa, había un muñeco en la cama, no era un muñeco, era una muñeca de una niña, tamaño real, y adivinen que, era la estúpida niña de la estúpida película (como de 12 años), se estiraron sus manos huesudas, y comenzó a tomarme por el brazo, como pude me safé y corrí a prender la luz, pero no se veía nada por mi estúpido y sensual diseño en el foco. Con todo el valor que tiene alguien que teme por su vida corrí y empecé a desmadrar mi bella obra de arte y la cosa esa en forma de niña empezó a retorcerse por la luz (eso no quiere decir que se hiciera más débil) y empezó a apretarle el cuello a La Protozooario (que venía entrando por la puerta después de escuchar los gritos). Tomé de las piernas a la criatura esa y la empecé a estrellar contra el piso, no una, no dos, muchas ocaciones, ya estaba aparente muerta así que la arrojé a una cubeta con agua. (ESTÚPIDO ERROR, QUE DIGO ESTÚPIDO, PENDEJÍSIMO ERROR) Esas madres con el agua reviven, o bueno, son más fuertes. En un dilema de seguirla estrellando en el piso o esperar a ver si recargaba energías decidí arrojarla por la ventana.
Seguido de ese acto, mis hermanas y mi primo salieron corriendo con escopetas de la casa.
No sabíamos que hacer, mis padres llegaron y nos subimos a la camioneta (de esas que abren de los lados como combis) y todos estabamos armados, el pueblo, estaba muerto, no había gente, de pronto sonaron disparos, volteamos y un grupo de sicarios corría hacia algún punto y pensamos lo peor, mi padre, (No muy brillante) se estaciona justo enfrente de la balacera, no vemos a los nuestros, seguimos avanzando, entramos a una calle (idéntica a la avenida paralela a la principal de donde vivió mi padre con sus abuelos), había unos tipos jugando rayuela. Uno perdió y sacó su arma, comenzó a dispararle al ganador, nadie hizo nada, solo recorrieron su cuerpo inherte y el juego siguió, por fin llegamos a un centro comercial (según yo era un wallmart) y entramos armados, y nos detuvo una chica, nos preguntó que que buscabamos, le dije que a 4 personas, nos dijo que no sabía que el día de hoy habría un evento pero que eran 50 pesos por persona, comencé a reir y le dije que se fuera al diablo, entramos, nadie se fijaba en nuestra presencia, llegamos hasta el area de refrigeradores y vi salir de ahí una mujer de muy muy muy buen ver acompañada de alguien, me metí al área de congeladores, me miraron atentos e hice plática acerca de la mujer sexy, se rompió el hielo, pregunté por mis amigos, nadie había visto nada. Salí por la azotea y había un tiroteo, un agente estaba herido y su lanzacohetes estaba a mi disposición. Sin pensarlo (y sabiendo quienes eran los buenos y quienes los malos) comencé a disparar, brinqué de una azotea a otra y vi suspendida en el piso un arma, todo era claro, estaba en un videojuego.
Corrí entre las azoteas tratando de matar a todo malo cuanto se atravesara, parecía imposible, voy a disparar el último cohete cuando veo que hay suspendido en el piso otro lanzacohetes Lo tomé y también tomé una especie de cable que estaba a un lado, instantaneamente mis cohetes ya tenían una extensión de cable cada que los disparaba, tomé el arma disparé y rápidamente tomé el cable, estaba volando, recorría mayores distancias, pude ver a alguien entrando a una tienda, disparé y explotó un contenedor de cervezas. Teníamos rodeados a los narcotraficantes, todo estaba por terminar, apareció un amor perdido de un colega mío, era una trampa, nos atacó con una navaja, pude quitársela todo estaba perdido para los malos, su final había llegado, llega el jefe de la policia, descubro que los verdaderos malos no eran ellos, somos nosotros. Se empiezan a matar entre todos, no entiendo nada, la gente está loca, disparo hacia el cielo el último de los cohetes, me voy tomando mi cable.****

Despierto, sigo extrañado, lo recuerdo a la perfección. Saben que es lo más cagado, años que no juego algo violento, ni veo películas de terror. Seguro omití muchas partes que me parecieron indescriptibles pero eso fue mi sueño.

28 jul. 2012

¿Mala racha?


Te recomiendo escuchar mientras lees.




He pensado con detenimiento y he llegado a considerar que desde que empezó el mes de Julio (así se llama el puto de Marañón) estoy estancado en una mala racha. Tal vez alguno diga, no mames Microbial, estás exagerando.


Pero vamos a ponerlo por partes y ya queda a su criterio.


El día 14 de Julio del corriente año (2012) me detiene la policía por que no circulaba ese sábado. El "señor billetín" se hizo presente y pude irme, para más adelante ser detenido pero con la atención que me brindaron, la libré de manera sencilla.


Me paran más adelante y resulta que mi clave no sirve debido a que eran policías de diferente especie (Tránsitos).


Levantan una asquerosa infracción.


Días después, con el tiempo más que justo, revisión de proyecto final con el puto antes mencionado y cuando menos lo esperaba choco contra un Swift rojo.


Antier me entero que reprobé con (redobles y un chinga tu madre bien fuerte) el pendejo de Marañón.


El día de ayer se me descompone el coche a media autopista, me quedo sin saldo a media llamada con el seguro, como puedo llego a Texcoco, camino hacia el centro y de ahí tomo una combi, se suelta un aguacero marca te voy a mojar todo el orto y llego 4 horas a mi cita.




(Léase como final de "Remember the Titans" o cualquier película gringa con un final como ese)

Microbial, sigue esperando su infracción de tránsito que al parecer nunca llegará.


En el choque, el coche de Microbial, salió ileso. 

La persona con la que chocó, vivía muy cerca de su casa y pudieron verse en la noche de ese día para aclarar lo de los seguros, y no perder la mañana de ese nublado día.

Probablemente Microbial odie con odio jarocho al pendejísimo de Marañon, pero ahí se convirtío en gran Amigo de Lorena y aprendió que el valor de la amistad es más grande que un maestro pendejo.

La grúa le salió gratis, justo al bajarse de la combi (frente a una hermosa escultura de tlaloc) deja de llover (lo cual dejó completamente impactado a Microbial por la magia del evento)

Llega a su cita con las 4 horas de retraso, come pizza y la cita sale de maravilla.

Vuelve en la noche en el último camión a casa.

Machombo, entrañable hermano de Microbial, le dió un aventón a su casa y Microbial llegó a salvo esa noche.


Su padre, no estaba enojado, estaba preocupado (sorprendente) . Microbial se fue de ebrio con sus amigos y pasó una velada muy interesante.


Y lo mejor, tiene una segunda cita.




¿Mala racha?


NO LO CREO!
Soy feliz. Los amo a todos.

11 jun. 2012

Contracarta



Te recomiendo escuchar mientras lees:



Que tal María. De antemano espero estés bien al igual que toda tu familia.
¿Ya pasaron tantos meses? Vaya, sí que se va rápido el tiempo.
Es curioso, justo anoche recordaba y meditaba acerca de toda esta situación, que para bien o para mal nos sucedió.
Y es curioso, porque a pesar de tener muy claro lo que pienso en estos momentos, es un poco difícil plasmarlo por este medio.
Supongo los dos nos comportamos de manera impropia y respondimos acorde a nuestra forma de ser, lo cual generó un inevitable choque, que inevitablemente nos llevó hasta donde ahora nos encontramos.
No es necesario pedir disculpas, pues no tengo nada que perdonar, ni tú, simplemente somos humanos y pensamos diferente (mucho a veces).
Creo que todo lo que nos dijimos o la mayoría de ello, son cosas que en ese momento nos incomodaban y que realmente sentíamos.
Quizá no era el modo, pero las teníamos que decir.
Respondiendo a la par de como viene tu carta (Procurando no confundirme). Francamente no podría mentirte y en definitiva no lo haré.
Claro que te extraño, muchas cosas me traen recuerdos agradables, y la verdad, me da gusto recordar de vez en cuando aquella época lejana; en fin;
Es difícil quizá decir lo siguiente, pero es justo que lo sepas tal como lo pienso.
Te quiero, de hecho y sin duda te amo, eso lo sabes. Pero afortunada o desafortunadamente te quiero lejos.
¿Sabes?, contigo saqué lo mejor de mí, y eso es una maravilla, pero también saqué lo peor, y créeme, jamás quiero volver a sentir muchas cosas de las que sentí esperando que algún día ciertas situaciones cambiaran para mi favor.
La cuestión no es que me importe o no me importe lo que sucedió (o no sucedió) Simplemente es un ciclo que con trabajo (y vaya que ha costado mucho) ya está cerrado.
Que si nunca dije nada, que si evité decirte lo que sentí hasta que lo dije, es por los problemas que traía arrastrando de seguridad y de confianza.
Quien lo diría, ir al psicólogo al final de cuentas sirvió (aunque quizá no haya sido bueno para ti).
Me encontré conmigo, descubrí en qué momento perdí la seguridad, y encontré una gran variedad de cosas bien chingonas en mí.
Intenté ayudarte en muchas ocasiones, quise ser una especie de héroe contigo, poder resolver todos tus problemas, pero me di cuenta que eso no me corresponde a mí.
Que en ese entonces (y espero ahora sea diferente) tenías muchos problemas contigo, que tú y solo tú podías resolver, porque más que ayudarnos, ambos nos estábamos estancando.
Entre peleas tontas de si yo te quiero de una forma y tú me quieres de otra. Todo poco a poco se fue pudriendo.
Tan sencillo como decir que los dos queremos cosas diferentes y buscamos cosas diferentes.
Tu sabes dividir el cariño de muchas formas, el cariño de un amigo, de un mejor amigo, de un hermano, de un perro, etcétera. En mi caso es más sencillo, simplemente existe el cariño o no lo existe, sin distinción alguna, o te quiero o no.
Si no supiste quererme de otra forma, que triste, porque yo siempre te quise del mismo modo, nada cambió en mi, sólo el hecho de enterarte que no tenía la intensión de sólo ser tu amigo.
Comenzaste a marcar mucho el cariño que me ofrecías, tanto, que francamente perdí el interés en el, un cariño limitado, situaciones incómodas, al grado que terminamos enojándonos y diciéndonos cosas que neta, al recordarlas me siento mal conmigo, pero pues ya las dijimos, que diablos.
Sabes, las cosas han cambiado, no te voy a mentir, el hecho de no ser físicamente atractivo para ti (entre otras cosas) deterioraron mucho mi confianza, y eso es algo que me afectó como no tienes idea. Una cuestión personal sin duda, pero que atrofió mucho lo que básicamente llamábamos "nuestra relación".
Así como te conflictuaba mucho el hecho de que "todo mundo te viera como un pedazo de carne" (y que de todo corazón espero haya cambiado), a mí me afectaba el hecho de que "todo mundo siempre me vea como un buen amigo".
Las mujeres de mi pasado, la situación en ese entonces presente, me iban hundiendo en mi mismo, creyendo que algo estaba mal en mi, que no era lo suficientemente atractivo y que necesitaba ese amor limitado que me ofreces, porque era lo único que tenía...
Pero al encontrarme conmigo descubro que no, que fuera de todo el amor que alguien me pueda dar o no, tengo el mío, ese amor que había descuidado regalándolo a todo el mundo, esperando que lo trataran bien, pero vi que no es así.
Todo lo que soy y quien soy, está disponible para quien lo quiera, y eso lo sabes, pero pues vamos, tengo que seguir mi camino, si tú no tienes lo que necesito, pero quieres lo que tengo para dar, no suena nada justo, no crees?
Todo va bien en estos momentos (espero que allá sea lo mismo María) conozco chicas, y no vivo bajo la esperanza o la espectativa del día en que me mires como algo más, ni bajo la sombra del cariño que quieras o puedas darme.
No espero que me entiendas, es un proceso difícil, pero siéndote sincero, no quiero volver a lo mismo, he avanzado mucho en este tiempo.
Pero lo que si espero es que tú también estés avanzando y te encuentres mejor que cuando nos dejamos de ver, que tu mente se encuentre en paz, claridad y mucha serenidad.
Y claro que cuando quieras puedes buscarme, tomar un café o algo, jamás te negaría una visita.
Pero por mi parte no te buscaré, y prefiero decírtelo tal como lo siento, que mentirte y decir que te hablaré un día de estos para ver cómo has estado y que salgamos.
No te ofrezco lo que ofrecía, debido a que nunca supe ni sabré (puesto que no creo en ello) ser tu mejor amigo, la oferta que tenías conmigo, era la de un pretendiente, alguien que de ti estuvo enamorado, que por cierto ya no debes preocuparte por ello...
Así que siendo franco no sé cómo ser contigo ahora, porque definitivamente el trato ya no será el mismo.
Quizá si un día nos encontramos te mire y descubra que todo está bien, pero por ahora, no sé si sea lo mejor vernos y tratar de volver a empezar nuestra amistad, dicen que el tiempo lo resuelve todo, y quizá la solución no sea la que crees o esperas que sea.
Yo sé que es muy cómodo tener a alguien que esté siempre ahí para ti, que te quiera y que te entienda, que no te juzgue y que mejor, que escuche tus logros y los disfrute, y que también esté ahí cuando hay problemas o desilusiones.
Pero sabe que ese no soy yo, ya no tengo las ganas, ni la paciencia para ser lo que quieres que sea, también tengo mis necesidades, y entre ellas está el encontrar una persona que además de ser mi pareja, sea mi amiga, sin tener la necesidad de acudir a alguien más cuando me encuentre en problemas, que exista la confianza y todo eso que seguro te sabes de memoria porque siempre lo decía.
Siendo que no soy quien quieres que sea, y que no eres quien esperé que fueras, sé que pronto encontrarás a ese alguien que sepa ser solo tu amigo, que sólo te quiera como quieres que te quiera, y que no se enamore de ti, que jamás encuentre toda esa belleza que hay en ti (y obvio no hablo de un pedo físico nada más), esa belleza que incluso tu no habías encontrado y que también un día espero que encuentres.
En resumidas cuentas (después de esta pequeña carta respuesta) Creo que ya no soy quien conociste, las cosas han cambiado mucho en mi interior, me siento tranquilo, camino tranquilo, vivo en serenidad.
Gracias por tomarte el tiempo de escribirme, te deseo lo mejor, de verdad espero encuentres la alegría, paz y sobre todo, que pronto encuentres a ese mejor amigo que buscas, pero que lo encuentres en ti. Que al final, solo tú estarás contigo y sólo tú sabrás quererte cómo quieres ser querida.

Ánimo y éxito María.

11 abr. 2012

Random post

Estaba sentado en mi oficina (ja) cuando de repente tembló, más de 300 temblores y réplicas en lo que va de la primavera y me puse a pensar en las razones, las más obvias (Y no, no son los mayas) son:
No son temblores, las drogas te están volviendo loco.
Carla Morrison se cayó.
Microbial, sigue en su dura batalla con Dios y son efectos colaterales de golpes no acertados (de dios por su puesto, nunca fallo)
En su venganza dios decidió arrojarme un puente peatonal, pero se equivocó de micro.
Adelé y Carla Morrison estaban tomadas de las manos dando vueltas cuando accidentalmente se cayeron.
El día 20 de marzo, Carla Morrison se cayó del escenario en un concierto, y desde ese día sus gordas y deprimidas fans la imitan cayendose en su honor.
O mando temblores con frecuencia porque me hartan las campañas políticas
¿Qué se yo?

En realidad, no me preocupó mucho pensarlo, ni fue algo que achacara mi mente durante mucho tiempo, sólo me dejé llevar por la euforia y mi odio hacia las campañas políticas y las gordas deprimidas.
La gente deprimida en general *Corre a la cocina por su cubeta de helado y come desesperado*

No no soy pancista (Persona que odia a las gordas) ni a la gente deprimida, me caga que lo externen en demasía.

Pero bueno, que caray. Pfff blog descuidado casi muerto, la escuela me ha alejado de quizá la mayor de mis pasiones. He perdido el callo, es difícil escribir algo cuando no se está triste, jajaaj supongo que estando triste sirve de analgésico y ahora que ando poca madre (POCA MADRE BITCHES) no se necesito medicarme.

Las cosas van bien chido en villa microbial, soy todo un ñoñazo de la universidad, puros nueves y dieceses, excepto algunos 7's pero solo son un par. La situación es tan pacífica en mi mente, que me da miedo, pienso con claridad, trabajo a gusto y me la paso bomba.

La paranoia ya no forma parte de mi dieta, el hecho de definirme bien por quien soy, como soy y lo que quiero ser, me ha mantenido con calma, pensando las cosas antes de las chaquetas mentales.
En unos minutos, hay "ensayo" con la nueva banda de rocksteady, a ver como me va.
Mierda, de hecho el ensayo es ahora mismo y voy tarde. Nos topamos después.