28 abr. 2010

El recuerdo reprimido

Te recomiendo escuchar mientras lees:


2° de secundaria, si mi memoria no falla, la segunda chica a la que le decía que si quería ser mi novia (la primera me dijo que sí, fuimos felices una semanota, desapareció, se fue a vivir a otro lado, y nunca la volví a ver [jamás cortamos]).
Estaba nervioso, lo recuerdo perfectamente
Pero con esa seguridad que tiene un galán de secundaria, que podía pasar; ¿Un no?; pues la que sigue, ni modo.

Lo pensé un par de días antes de decirselo, en el receso, cuando ella esté allí le diré ey Edith (aún recuerdo su nombre) ven, quiero decirte algo...

Edith iba en 3° según me hablaba por que era lindo y de hecho recuerdo que le hablaba a todas las chicas de 3° y me chuleaban por que no tenía bello facial como sus compañeros, la dichosa Edith no era la excepción, total que ese día soleado llegué decidido a tomar medidas y hacer lo propio de un hombre de 13 años ir allí frente a ella, confesarle aquel cariño, tomar su mano, caminar juntos a la cooperativa, comprar alguna chucheria (recuerdo que las quesadillas eran buenas) y al finalizar el receso, besar su mejilla (o su boca).

Tic tac, tic tac, el reloj iba más lento que de costumbre, apenas era la segunda clase y ya estaba ansioso por verla en el receso, entre clases me asomaba al piso donde estaban los salones de tercero a ver si podía divisarla, hasta que alguna odiosa prefecta me regresaba al salón o incluso me daban un "paseo" por la dirección.

Unos minutos, el receso se avecina, "Riiiiiiiiiiiiiiiiiingggggggggg" ¡ES LA HORA!.

Tomé mi lonchera y bajé al receso, finalizando mi sandwich y tomando mi agüita esperé a que ella terminara de hacer lo mismo, ya que la ví deambulando con sus amigas.

...ven quiero decirte algo:
-¿Qué pasó Miguelito?
Con todo el valor en la boca empuñando un poco sin que nadie lo notara -¿Quieres ser mi novia?.
Su rostro se transformó en algo indescriptible, después de un estruendoso NO, se dió la vuelta y se acercó a todos sus amigos, les dijo algo, dí media vuelta y caminé hacia cualquier camino, pensando en lo raro que había sido oír un no, a lo lejos me gritan, es un amigo de ella, me dice: -No mames ven, ya nos dijo que onda, te dijo que no porque estaba nerviosa
El brillo regresó a mis ojos, sabía que algo no estaba acorde a lo planeado en mi mente, recobré la mirada que tiene un galán de secundaria y le dije:
-Que bien que lo pensaste, entonces somos novios ¿Verdad?
Solo me vió demasiado irritada y me dijo:
-¡QUE NO!- furiosa dió media vuelta y se fue

Jamás volví a saber de ella, nunca le perdoné tal insulto, desafortunadamente con ella se fue mi confianza, la confianza que tiene un galán de secundaría para decirle a una niña, lo mucho que le gusta.

Y desde ese entonces temo decirle al mundo, y en especial a las mujeres, lo mucho o poco que me interesan y me cuesta tanto expresar todo aquello que siento y solo puedo escribir.

16 abr. 2010

El primero Surrealista

Microbial oía al escribir:
(click al octavo[la notita pues])




La playa se pinta de verde, te dejas llevar por las olas, lentamente la marea va subiendo hasta que llega a tus entrañas sientes como te moja el cuerpo, los ojos las encias, tu sangre se baña en agua agua bendita por el sol, sol salido cada mañana esperando a ser visto, ultrajado espiado, si dejaramos llevarnos por el sol nos quemaríamos entre las brazas de la noche, la beblina te marea te pisa no sientes que haces, no preguntes solo dejate llevar así es la noche así es el mar la tierra te esta llevando sientes como te absorve no dejas de correr para pronto darte cuenta que eres parte de la misma de la unica tierra que es el mismo mar que te lleva cada noche hasta poder encontrar de nuevo el sol sol naciente mendigando por un poco de pan que sabe delicioso por cierto .


Chido Alan 7/8 por la técnica, espero seguir subiendo más.

14 abr. 2010

Un alegre Día-daista

Te recomiendo leer mientras escuchas:
(Click en las imagenes)


Cuan bien se llega a sentir una persona, estando bien acompañada... (Voz de ancianito poniendose sus gafas mientras se mece en su silla)

(Ya con mi voz, o la tuya si quieres leer en voz alta.)

Puedes estar en el hogar, en la calle, en la oficina, rodeado de miles de "entes", y sentirte completamente vacio.
Pero que sucede cuando estás en ese ambiente, en ese entorno, rodeado de esa magia, ¿Magia?. Si de esa magia que te brindan los que quieres, llamale amor, llamale confianza, llamale como quieras, magia me parece prudente para esta ocasión.

Entre las confesiones, indirectas y pedradas, me siento más tranquilo.

¡SÍ, YA SÉ QUE LO SABÍA, QUE SIEMPRE LO HA SABIDO!.
Solo quería que lo supiera por mi, no por deducciones* u obviedades**
Me libera tanto que lo sepas (en caso de que tu lo leas Cachirula [sepa en caso de cualquier otro lector]), me libera tanto decirlo (No como yo esperaba verdad, pero como bien menciona Santa Paulina en su evangelio: "El modo no fue el esperado, pero más vale tarde que nunca" [O algo así, no leí bien sus escritos, andaba medio cansado])

Rodeado de nervio, porque en verdad no sabía si ir a la Chispiescuela para averiguar si nada había cambiado. ¡Y sí! algo cambió, el color de mi cabello. ¿Qué, que esa es otra historia? ah si.

Retomando el tema (Aunque retomar tenga parentesco con volver a tomar)... Y sin gota alguna de alcohol (Aunque no lo parezca) tomé valor y fui a dicha visita, estando allí aprete mis... chocolates (pero no muy duro, aunque aun así se rompieron.) Y allí estaba tan guapa como siempre, No, creo que eso es una mentira, más guapa que siempre, con esa belleza única que la define, esa belleza que cambia día a día, por que; digo; si no fuera más bella cada día, no me cautivaría y simplemente aburriría, si, definitivamente es eso, cada día es diferentemente bella (y no porque tenga mucho cabello y esto no quiere decir que en dias pasados sea menos bella, solo aquel enamorado podría entender de lo que hablo al ver a esa persona).

Total, saludé, vi a los viejos maestros, compartí los chocolatines, y me fuí a saludar a los viejos (maestros), después de la rutinaria charla de "Que has hecho de tu vida" y la afirmación Gelística*** de siempre: "Tu siempre haciendo tus locuras Miguel Ángel" (Que por si no lo sabías ese es mi nombre) y mi audaz respuesta según yo "Si no no sería yo profe" un par de carcajadas un estrechón de manos, ya se fueron los tipos estos, los cuales no son motivo de mi alegría cabe aclarar.

El chiste de todo este cuento, o el cuento de todo este chiste, es que ahora que lo sabe por mi, y que su actitud sigue siendo la misma de siempre, puedo afirmar contento, que Santa Eunice tenía razón (Aunque de santa no tiene mucho) No había nada que temer.

Recordando aquel proverbio: "No cambiarán las cosas si expresas lo que sientes, y menos si son cosas positivas y no, no cambiaría yo"****, descubrí en esta aventura (Prescedida del misterioso viaje misterioso a Oaxacalifornia norte y Zacatecas centro*1*) Que el mayor miedo que su servidor tenía, no era tanto a compartir sus emociones, ni si quiera a no ser correspondidas, el mayor miedo de este apuesto joven (y no es que le gusten las apuestas) tuvo, era a su misma reacción, a lo desconocido, y sobre todo a arriesgar un poco para compartir algo que ¡YA TODO MUNDO SABÍA! (Lease como Yoda), y que más que una deducción, o una obviedad, o un secreto de estado, es la realidad. Mi dadáica realidad.






*Evangelio de Santa Paulina 12:14
**Según Santa Eunice 17:18
***De las frasesillas cagadas del profesor Manuel Gelista.
****Tomado de las santas escrituras de Santa Estefanía de las Cachirulas (Encontradas en los vestigios de la antigua tierra India [Que no era en el país de la India si no donde vivia una tal Pocahontas])
*1* Ver viajes de Microbial 1° y segunda parte (Aún inédita)



Schwitters:
"Psiquiatra", 1919.
Collage de materiales y objetos de desecho.