30 jul. 2012

Ah que sueñitos.

Te recomiendo escuchar mientras lees:




Anoche no podía dormir, eran como las 3 de la mañana y nada, cuando re depente por fin me quedé dormido (estaba escuchando un disco (gracias por la recomendación Norma) que fue hecho basado en las series de fibonacci y que si se pone en cierto orden las rolas encajan perfectamente y blablablabla)

***Llegabamos a una especie de cabañas, eramos varias personas, las cuales por razones de sueños, fueron cambiando constantemente.
Flavio (estúpido Flavio) me platicó de una película de terror y la empecé a ver, donde salía como un perrito así bien bonito y una morra, la cual era poseida en las noches, la historia bonita estaba demasiado cursi y sosa, pero cuando era de noche era demasiado terror. Ni siquiera pude terminar de verla, me dio mucho miedo.
Nos fuimos a dormir, Y por la disposición de camas, eramos Flavio y yo y en la otra Machombo y alguien a quien no podía distinguir por la débil y tenue luz. Del lado donde estaba mi cama ya queríamos dormir pero en la otra cama estaban leyendo así que ingeniosamente diseñé en ese momento una madre para hacer menos intensa la luz de un lado y que se pudiera recorrer a modo de que hubiera más o menos en ciertas partes de la habitación. (GRAVE ERROR)

Nos acostamos y apagamos la luz, y pronto se unieron los de la cama vecina. Antes de poder dormir (¿quien sueña que duerme?) Empecé a recordar la estúpida película Flavio me recomendó y me hizo ver y me empecé a espantar. Flavio, aún despierto lo notó, y empezó a fastidiar cuando oh sorpresa, había un muñeco en la cama, no era un muñeco, era una muñeca de una niña, tamaño real, y adivinen que, era la estúpida niña de la estúpida película (como de 12 años), se estiraron sus manos huesudas, y comenzó a tomarme por el brazo, como pude me safé y corrí a prender la luz, pero no se veía nada por mi estúpido y sensual diseño en el foco. Con todo el valor que tiene alguien que teme por su vida corrí y empecé a desmadrar mi bella obra de arte y la cosa esa en forma de niña empezó a retorcerse por la luz (eso no quiere decir que se hiciera más débil) y empezó a apretarle el cuello a La Protozooario (que venía entrando por la puerta después de escuchar los gritos). Tomé de las piernas a la criatura esa y la empecé a estrellar contra el piso, no una, no dos, muchas ocaciones, ya estaba aparente muerta así que la arrojé a una cubeta con agua. (ESTÚPIDO ERROR, QUE DIGO ESTÚPIDO, PENDEJÍSIMO ERROR) Esas madres con el agua reviven, o bueno, son más fuertes. En un dilema de seguirla estrellando en el piso o esperar a ver si recargaba energías decidí arrojarla por la ventana.
Seguido de ese acto, mis hermanas y mi primo salieron corriendo con escopetas de la casa.
No sabíamos que hacer, mis padres llegaron y nos subimos a la camioneta (de esas que abren de los lados como combis) y todos estabamos armados, el pueblo, estaba muerto, no había gente, de pronto sonaron disparos, volteamos y un grupo de sicarios corría hacia algún punto y pensamos lo peor, mi padre, (No muy brillante) se estaciona justo enfrente de la balacera, no vemos a los nuestros, seguimos avanzando, entramos a una calle (idéntica a la avenida paralela a la principal de donde vivió mi padre con sus abuelos), había unos tipos jugando rayuela. Uno perdió y sacó su arma, comenzó a dispararle al ganador, nadie hizo nada, solo recorrieron su cuerpo inherte y el juego siguió, por fin llegamos a un centro comercial (según yo era un wallmart) y entramos armados, y nos detuvo una chica, nos preguntó que que buscabamos, le dije que a 4 personas, nos dijo que no sabía que el día de hoy habría un evento pero que eran 50 pesos por persona, comencé a reir y le dije que se fuera al diablo, entramos, nadie se fijaba en nuestra presencia, llegamos hasta el area de refrigeradores y vi salir de ahí una mujer de muy muy muy buen ver acompañada de alguien, me metí al área de congeladores, me miraron atentos e hice plática acerca de la mujer sexy, se rompió el hielo, pregunté por mis amigos, nadie había visto nada. Salí por la azotea y había un tiroteo, un agente estaba herido y su lanzacohetes estaba a mi disposición. Sin pensarlo (y sabiendo quienes eran los buenos y quienes los malos) comencé a disparar, brinqué de una azotea a otra y vi suspendida en el piso un arma, todo era claro, estaba en un videojuego.
Corrí entre las azoteas tratando de matar a todo malo cuanto se atravesara, parecía imposible, voy a disparar el último cohete cuando veo que hay suspendido en el piso otro lanzacohetes Lo tomé y también tomé una especie de cable que estaba a un lado, instantaneamente mis cohetes ya tenían una extensión de cable cada que los disparaba, tomé el arma disparé y rápidamente tomé el cable, estaba volando, recorría mayores distancias, pude ver a alguien entrando a una tienda, disparé y explotó un contenedor de cervezas. Teníamos rodeados a los narcotraficantes, todo estaba por terminar, apareció un amor perdido de un colega mío, era una trampa, nos atacó con una navaja, pude quitársela todo estaba perdido para los malos, su final había llegado, llega el jefe de la policia, descubro que los verdaderos malos no eran ellos, somos nosotros. Se empiezan a matar entre todos, no entiendo nada, la gente está loca, disparo hacia el cielo el último de los cohetes, me voy tomando mi cable.****

Despierto, sigo extrañado, lo recuerdo a la perfección. Saben que es lo más cagado, años que no juego algo violento, ni veo películas de terror. Seguro omití muchas partes que me parecieron indescriptibles pero eso fue mi sueño.

2 comentarios:

Flavio dijo...

jajaja ése Flavio y sus historias de terror, antes no era el viejito de la ventana

Mariana Batsheva von Kolmanovichmazas León dijo...

eeeeeeeeeeeh!!

interesante haha!

●﹏●