10 sept. 2009

Solo

Acabo de despertar de un largo sueño; por el aroma; puedo percibír que hay algo descompuesto. Las sábanas que me tapaban estaban percudidas, en verdad creo que dormí demasiado tiempo.
Algo extraño pasa, no se oye nada más que mi respiración, los gritos a diario de los vecinos no son notorios, con la vista aún nublada por tanto dormir, camino un poco más hacia una luz, la televisión está prendida, pero solo se ve un punto blanco en medio y no se escucha nada, seguramente está quemada, quiensabe cuanto tiempo a pasado, que seguramente se quemó.

Sigo caminando, bajo a la sala, volteo al comedor, los restos de lo que al parecer eran frutas, están rodeados de moscas y todo el lugar está impregnado de ese fétido olor.
Reviso mis bolsillos, tal como cuando me fui a dormir, tengo mi celular sin batería, las llaves del automóvil, y una cajetilla de cigarros aplastada, tomo un cigarro, busco algun encendedor o fósforos, recordé donde solía esconder los cerillos la abuela, para que los niños no jugaran con ellos, en efecto allí están, ya con cigarro en mano, emprendo un viaje extraño hasta el automovil, los 15 pasos más incomprensibles de mi vida, al salir de casa, no se escucha nada, ni gente hablar, animales pasear, es más, ni siquiera se oye actividad vehicular, que digo, viviendo en la ciudad eso es imposible.

El carro esta demasiado sucio, me dirijo de vuelta a casa para enjuagarlo un poco, de las llaves no sale agua, así que decido largarme así. Al subir, tarda más de lo normal en calentar el vehiculo, el tanque de gasolina sigue lleno, por lo tanto me incursioné a la aventura.

Las calles solas, ni un alma pasar, más que ser algo preocupante, me tenía sorprendido tanta tranquilidad, tanto que hasta el coche hacia eco, mejor lo estacioné por allí y comenzé a caminar, caminar, caminar, que diablos, esto no es agradable, donde están todos, fui a casa de mis amigos, sin respuesta alguna, a casa de mis padres, tampoco señal de ellos había, pronto reaccioné, una multitud al rededor de mí, mis padres, amigos, conocidos y gente que en mi vida he visto.

Abrazo a todos, me siento bien, dan la vuelta y se van, ¿Qué les pasa?, ¿Qué sucede?. No lo sé, solo sé que es desagradable sentirse así de solo, estando rodeado de la gente que quiero y que probablemente me quiere.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

q hermoso escribes :D me lo imagine todo me transporte haha XD te kiero :D

dann dijo...

ay micro...:(
te extraño... pero bueno es raro... eso... :S

la palabra de hoy es...

ablaria