24 ene. 2008

Una noche en las Bahamas

Recuerdo ese frio invierno cuando nos cocimos, la luna se asomaba todas las noches por la ventana de ese viejo hotel en las bahamas.

No era la primera vez que te veia, pues llevabamos varias semanas vacacionando, quizá ibas de negocios, quizá viajabas por placer, no lo recuerdo.
Solo recuerdo ese aroma que dejaba rastro por todo el pasillo, por todo el Hotel. Ese aroma que me incitaba a hablarte, a acercarme e invitarte a salir.
Recuerdo vagamente nuestras primeras palabras, o donde nos vimos aquella primera vez, es curioso, pues nunca olvidaré aquella noche, cuando fuimos uno, cuando experimentamos esa magia, cuando nos enamoramos tu y yo:
Esa noche no había luz mas brillante que la de la luna, fue un martes aún lo recuerdo.
Estabas alli sentada, viendo el va y ven de las olas, sin decir nada, me aproximé lentamente al sitio donde pasabas las noches, ese bello balcón que siempre te acompañaba.
Aún no sabía como acercarme a tí, tenía ese miedo, esa pena, ese deseo por estar a tu lado, pero la luna me motivó.
Solo me acerqué, y nos miramos a los ojos, ambos sabiamos que nos deseabamos, pero no nos atreviamos a hacerlo, justo allí en el gran balcon que miraba a la playa, comenzaste a soplar mi oido, a acariciar todo mi cuerpo lentamente, tus besos, las caricias esas manos traviesas, que se acercan hacia mi pantalon, no se como, comenzaste a bajar lentamente mi cierre, sin que yo lo notara.
Mientras tanto, yo acariciaba tu espalda recorriendo toda ella con cada uno de mis dedos y simplemente nos besamos, poco a poco te fuiste recorriendo a mi cuello, como si supieras lo mucho que me exita que beses mi cuello.
volviste a acariciar mi cuerpo, y lentamente llevaste tu mano a mi miembro.
por mi parte yo estaba lidiando con los broches de tu brassiere, que solo estorbaban y era hora de quitarlos de allí. Lenta y profundamente comenzé a tocar tus senos y me encontre con esos pequeños y muy exitados pezones, Mi corazón latía más y más rápido
Eso me incitaba a recorrer con mi lengua todo tu pecho;
tu silencio; me motivaba a tocar mas allá, pero no me abandonaba la intriga.
Notaba fácilmente tu exitación, me quitaste la playera, no parabas de tocar mi cuerpo, bajaste más y más, sentiste como mi miembro se endurecia y desabrochaste mi pantalón sin dudarlo, bajaste mi boxer, y empezaste a lamer, a chupar y a saborear.

Vaya que eso me exitaba demasiado, ya no podía estar más así, volteé tu cuerpo e hicimos el famoso 69; tus partes bastante humedas; son deliciosas, no dejaba de introducir mi lengua por todo tu ser, de tocarte, de sentirte.
Esa forma en que lamías mi miembro me volvía loco pero seguía pensando en hacer algo más, cada ves estaba mas exitado, quize hacerte mía, solo gritabas de goze y placer, mi lengua se movia mas rápido, me pedías que te penetrara, esos gemidos y gritos me indicaban que debiamos ser uno.
La música de las olas, y la brisa nocturna, nos motivarón a hacerlo "duro", sin detenernos:
Te volteé, primero nos besamos y toque tu sexo, el cual se encontraba bastante humedo; no podía esperar más, mi miembro, con la firmeza adecuada, recorría todo tu sexo, pero sin entrar aún, tocando lentamente ese pequeño pero bastante excitado clitoris.
Ese aroma a tí no dejaba de exitarme, te deseé, quize estar dentro de ti.
Me pediste penetrarte de una buena vez. no aguantabas más, querías sentirme adentro dijiste, que te hiciera mia.
Me lo pedías al oido eso me alteraba más, yo quiera seguir jugando sin entrar, pero yo tampoco podía esperar.
Lentamente estaba entrando, tocando el fondo de tu ser, era tan estrecho que cada movimiento me producía una especie rara de placer.
mientras lo haciamos lentamente seguias lamiendo cerca de mis orejas, mientras yo besaba cerca de tus pechos.
Me exitaba notar como cambiaba tu respiración y como empezabas a apretar mi espalda diciendo en voz baja que querias más, te volteaste rápidamente y te pusiste sobre de mi; "me montaste"; solo veia tus senos brincar, los agarraba, loa apretaba, los acariciaba, tu solo te movias mas rápido.
¡No te detengas! exclamé
acerqué lentamente mi cara a tus senos y los mordí, solo gritaste de placer, escuchabas nuestra respiración.
La música estaba en el momento perfecto, no podía dejar de lamer tus pezones, poco a poco siento como nuestas almas van cambiando de cuerpo.
¡Sigue, Sigue! gritaste
Nuestra respiracion se hacia notar más, opacando el climax de la música con nuestro sentir
poco a poco, sentí como tomabas de mi mano, la llevaste justo a tu clitoris para continuar tocandote, ya no aguantabas mas, te sentí mas cerca,
y más
y más
tu corazón latía más rapido que una bala, estaba a punto de estallar, comienzas a morder mis labios, todo tu ser empieza a temblar.
Solo sentí como "te venías", gritando de placer: "Ya no puedo más", mordiste una ves mas mis labios, rasguñaste mi espalda, eso me motivó mucho más y comencé a dejar mi huella en todo tu ser.
Ese aroma a sexo nos tenía satisfechos, mi último aire fue junto a tí, te recostaste en mi pecho, y escuchaste como lentamente se fue calmando mí corazón que cesaba de latir, sintiendo tu humedo cuerpo.
Dijiste: "quiero que me abraces y me beses".
Seguiamos ecuchando la música del mar, que tanto nos gusta y tranquilizaba, sabiamos que esa música nos recordara siempre ese momento.
Fuimos uno, somos uno, y quiza volvamos a serlo
Solo queria abrazarte y besarte, esperar que ese momento nunca acabara.
No habia nadie más, nada más, solo tú y yo,
Un tú y yo desnudos de alma,
desnudos ante nosotros,
desnudos ante la vida.
Solo supe que esa noche no podría dormir pensando en ti, en tu cuerpo, en tu alma, en todo tu hermoso ser.
Esa noche en las bahamas, cuando fuimos un solo ser....

Ahora cada año voy allá a buscarte,
a encontrarte, a tenerte, a recordarte.
Pues desde esa noche en se balcón,
a la orilla de la playa,
no volví a verte sola jamás,
ni tampoco en las bahamas,
puesto encontraste la felicidad,
esa noche sensual de pasión,
y ahora estas conmigo, recordando aquí en la playa.

Lastima que ese viejo hotel ya no existe, pues quisiera revivir una y mil veces mas esa noche tan especial!!!

Los Viajes de Microbial
23/01/1963
Islas Bahamas

2 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
skasera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.